La tarcoteca

El capitalismo llega a su plenitud cuando el comunismo se vende como mercancía
By Pablo Heraklio & cols. Tarcoteca @ riseup.net

viernes, 16 de diciembre de 2016

Luchamos sin Retaguardia en un Mundo sin Medios. Por un Anarcosindicalismo Cooperativista

Nos colamos de puntillas en el interesante debate sobre el papel de los sindicatos revolucionarios en los nuevos tiempos [27] [28]. En el artículo tratamos de analizar el origen de las dificultades externas a los sindicatos y una forma de superarlas.

Uno de los adaggios más repetidos por la cultura revolucionaria es la de la toma de los medios de producción. Algo que tal vez ya no sea posible.

Cuanto más avanza el desarrollo del capitalismo hacia su fase senil de destrucción, en que sea incapaz de mantener su sistema de deudas, de trabajo y suministros, más se aleja la posibilidad de una revolución al uso.

El anarquismo y el socialismo revolucionario en general se encuentran en un impass existencial en la medida que se desarrolla el capitalismo; un estado de shock del que no pueden despertar.

- Por una parta la teoría de la revolución social nos dice que hay que crear las condiciones sociales necesarias para poder tomar los medios de producción.

- Por otra parte la situación económica nos dice que no existen medios de producción a nuestro alcance, que la economía se rige por el comercio de bienes y de servicios.

Veamos entonces como abordar el problema.

Problema: Un Mundo sin Medios
- Estados sin Producción

Por sectores en 2015 Pesca y Agricultura produce el 2,5% del PIB, el sector Industrial y Energético un 17,1%, Construcción un 5,5% mientras que el de Servicios produce un 74,9% [1]. Es decir, el sector netamente productivo supone un 25,1% del PIB total, y lleva en caída desde el inicio de la revolución industrial. La transformación de la sociedad se observa al comparar la evolución del empleo. Los sectores productivos llevan perdiendo empleados desde el inicio de la misma revolución industrial, reflejo de la tecnologización, deslocalización y concentración de capitales. La tendencia es clara, si ahora los Servicios ocupan al 76,2% es probable que en los próximos 10 años sobrepasen el 80%.

Las producción de mercancías están deslocalizados en terceros países y su comercialización corresponde a las corporaciones occidentales. Es decir, si alguien aspira a controlar los medios de producción deberá hacer la revolución en Vietnam, Birmania, Malasia o China, porque esa es la dirección de la fábrica.

El comercio, la circulación del capital, toma importancia en la medida que se finanziariza el capital. El ejemplo más claro es la City de Londres, donde en 1 milla cuadrada se produce el 9-12% del PIB del país [2] [3] fruto de la compraventa y especulación. La fuente de esta riqueza está circunscrita a relativamente pocas empresas y tiene su centro en el comercio internacional y financiero. No hace falta crear, ni mover mercancías, solo comprar barato y vender caro. Se puede intercambiar millones, dirigir quintales, sin mover un gramo y todo desde una oficina [4]. Es el capital ficticio [5].
Nos hemos obcecado tanto en tomar los medios de producción, han desaparecido y no nos hemos dado ni cuenta.
-El problema de contar a los Servicios como medios de producción

En la medida que aumente el sector servicios y disminuyan los de producción de bienes los países se irán empobreciendo por dos motivos.
- En el sector Servicios la mercancía es un bien inmaterial con el que no se puede seguir comerciando.
- No puede ser compensado por el sector comercial, el cual tiende a la concentración de capitales en vez de su distribución.

Mientras en el Sector Productivo de Bienes el capital, dinero, medios, materias, se traducen en mercancías valorizadas por medio del trabajo, de valor mayor que el invertido, en el sector Servicios el producto final es un bien inmaterial con el que no se puede seguir comerciando. La salud se disfruta pero no se puede tocar, ni la educación, ni el entretenimiento, ni el descanso, ni el desplazamiento... por lo tanto es más correcto contabilizarlos como una fuente de Consumo más que un medio de Producción, porque con ellos se acaba el circuito, una vez adquiridos no se puede seguir comerciando.

Si las sociedades solo contaran con el sector servicios como fuente de riquezas, como es la tendencia, el único medio que tendría para financiarse es el comercio a todos los niveles, siendo la fuente primaria terceros países.

Las empresas multinacionales se convierten entonces en marcas comerciales, pierden sus almacenes y fábricas y se transforman en edificios de oficinas. Se aprovechan de las exenciones fiscales y movimiento internacional de capitales para no pagar impuestos y manipular los precios [6], conformándose en oligopolios que tienden al monopolismo [7] [8].

Esto explica muchos fenómenos, pero sobre todo las actuales políticas estatales de endeudamiento por el peso del Sector servicios y la consiguiente política de Austeridad y recortes [9]. Si nos fijamos en el siguiente estadio del desarrollo de tales políticas nos encontramos con USA, en el que prácticamente todos los Servicios están en manos privadas y cada vez son menos accesibles a la población [10].

-Perspectivas reformistas en el contexto actual

Hay gente que piensa en tomar el poder sin cambiar el sistema, la vía parlamentarista, o la propia dictadura fascista de las corporaciones. Pretenden que con un par de reformas, quitar y poner leyes, un par de nacionalizaciones aquí y allá, se acabe con los problemas:

Si alguien llegase a controlar los medios de producción de bienes de un país hoy día tomarían un raquítico sector en decadencia. Un fenómeno imparable por la competencia y el dominio corporativo.

Si manejase el gigantesco sector servicios, un sector por definición deficitario y dependiente del crédito, tendría que comerciar con las corporaciones industriales para obtener los bienes industriales, lo cual le colocaría en una situación de dependencia y debilidad que haría aumentar las deudas y le acabaría empobreciendo. Acto seguido llegarían los rescates y recortes. Que es lo que estamos viviendo. No hay margen de acción para la reforma en este contexto.

Si tomase el control del comercio, en un contexto de mejoras sociales y equidad, no podría competir en el mercado mundial con un producto caro, ni producir barato sin someter a la población a las mismas vejaciones que sufrimos ahora, porque la producción se basa en la explotación y también la compraventa de sus productos baratos. A alguna le vendrá ala mente la palabra Arancel para controlar el comercio. En la actualidad el sistema arancelario vive transformado en Copyright. También a estos les diría que la era de los Monopolios se basó en el Sistema Arancelario, complemento del colonialismo. Habría que cancelar una serie de tratados comerciales internacionales que arrastrarían muchos productos. El ejemplo más claro de las consecuencias de la ruptura de acuerdos comerciales es el Brexit, que ya antes de ponerse en vigor ha tenido efectos macroeconómicos [11].

Si alguien tomase por las urnas o las armas las riendas del Sistema no podría hacer más de lo que el sistema pide en cada momento. Alimentar a la bestia. El mismo presidente de Uruguy y comunista revolucionario José Mújica reconocía que el capitalismo está agotado pero que solo tuvo la oportunidad de hacerle funcionar mejor durante su mandato [12]. No mencionaremos el caso sangrante de Syriza en Grecia [13]. En esta situación se encuentran los capitalistas que detentan el poder parlamentario, liberales y conservadores [14]: perdidos.

Esto es lo que pasará: Por la relación íntima entre Servicios-Comercio, el capital ficticio seguirá creciendo, la deuda seguirá creciendo, pero el poder adquisitivo seguirá bajando para la mayoría hasta el punto que las deudas sean impagables, como ha sucedido en decenas de países en uno u otro momento y volvamos a la situación de carestía/ catástrofe. En este sentido recordamos los recurrentes Cierres de Gobierno de USA, el último de ellos en 2013 [15]. Este no será el último.

Problema: Luchamos sin Retaguardia
-Perspectivas Transformadoras en el contexto actual. Nos faltan herramientas.

Es absolutamente imposible, y seremos categóricos en esto, transformar la sociedad, reorganizar la producción, los servicios o el comercio, usando las prácticas Capitalistas:
- el Sistema de Trabajo Asalariado [16],
- el Sistema Monetario-Crediticio [17],
- el Sistema Político Partidista [18] y
- la Red represivo-legal que nos atrapa.
Estas son las herramientas que permite el sistema BCE Banco-Corporación-Estado y que lo perpetúan hegemónico.

Las herramientas anticapitalistas a nuestro alcance son:
- el Sistema de Trabajo Cooperativo, las cooperativas [19], y
- el Sistema Político Asambleario [20] en sus múltiples formas.
Todo con una sensación de incipiencia a pesar de los siglos de lucha. Como vemos al comparar las listas nos faltan herramientas.
Hemos querido luchar en el frente la Guerra de Clases sin organizar la retaguardia. Nos faltan herramientas!
Los sistemas económicos no son fortuitos ni naturales, son puros artificios y como tal tienen que ser diseñados o improvisados. El sistema crediticio no funciona más que en beneficio de las élites porque se basa en la deuda y el crecimiento exponencial del interés. Recurrir al sistema económico capitalista es reiterar en nuestros problemas. Tal vez de lo peor que nos está sucediendo actualmente.

Parece que pasa desapercibido que no contamos con Sistemas de Intercambios y Distributivos adecuados. Debemos recurrir constantemente a los servicios de los capitalistas, lo cual es todo menos autogestionado. Es un freno para las expropiaciones.

Con la potencia productiva de la maquinaria moderna es factible suplir bastas poblaciones, pero como no somos capaces de redistribuir equitativamente las iniciativas no prosperan, y las que lo hacen sufren enormes dificultades compitiendo en el entorno capitalista. Creemos que esto es porque no tienen la suficiente vinculación con los sindicatos, el sindicato no demanda a la cooperativa y esta no ofrece para el sindicato. No se coordina la Producción para la Demanda [26].

Por lo tanto nuestros problemas no son tanto productivos como distributivos. Un fallo organizativo monumental. Es como construir una casa sin andamios.

Hay iniciativas que están intentando rellenar este vacío, como las Monedas Sociales, proyectos muy avanzados en el sistema de trabajo cooperativo como la red de Cooperativas Integrales [21]. Todas parten de una pluralidad política, lo cual les convierte en experiencias realmente interesantes. Pero todos estos proyectos tienen un problema, no se engloban en un contexto de Lucha de Clases como lo hace el Sindicalismo, sino de lucha por los mercados.

Si tenemos que crear un Sistema Económico de Intercambios justo este solo puede tener como base el trabajo y la necesidad.

Sindicatos vs Cooperativas: Antagonistas complementarios

Es un hecho comúnmente reconocido que la economía es el motor de la sociedad. El concepto 'trabajador' incluye a todas aquellas personas que necesitan trabajar para ganarse el sustento, incluidos los cooperativistas. El concepto de 'capitalista' incluye a aquellos que a demás posean el capital, trabajen o no. Hay entonces en las cooperativas de propietarios un contrasentido.

El sindicalismo se desenvuelve en el entorno laboral, dentro de la empresa, poniendo límites la explotación capitalistas. A demás el anarcosindicalismo promueve la socialización de los medios de producción privatizados. El frente de batalla es el Sistema Productivo Asalariado [16], el corazón del sistema capitalista, de donde se extrae la plusvalía. Por estas y no otras causa es la punta de lanza de la lucha contra el Sistema.

Las cooperativas son una gran retaguardia sin vanguardia, centradas, si no en la competencia, en el coexistir al margen del sistema capitalista. Su campo de batalla es el mercado. Organiza a los trabajadores como productores y propietarios.

Cuentan a su favor con que el capitalismo senil marginaliza por millones a los trabajadores con el desempleo, los cuales ya no se sienten más como trabajadores y se encuentran más dispuestos a aceptar alternativas.

Como vemos los dos sistemas son antagónicos, pero por los mismo complementarios. La lucha de clases se da en el puesto de trabaja y en su extensión, la calle. La lucha por los mercados como estrategia es bastante cuestionable, más parecida a una guerra de bandas. Los sindicatos son capaces de expropiar, pero para organizar la producción se deben organizar como cooperativas. Las cooperativas desarrollan la producción pero están lejos de la expropiación.

Pregunta del millón: ¿Se puede coordinar el Sindicalismo con el Cooperativismo? En un principio si , como algunos apuntan con el Cooperativismo Obrero [27]. Unos aportando la Demanda y los otros la Oferta. Sería lo ideal. Si no se hace es porque no se ha llegado a consensos. Pero lo pero son las diferencias ideológicas. Difícil.

Solución: Anarcosindicalismo Cooperativista

Todo lo anterior viene a explicar porqué el anarcosindicalismo mundial en general y en concreto la CNT, situada en primera linea del frente de batalla, necesita reorganizar la retaguardia.

Seamos positivos. Serán los sindicatos los que organicen sus lineas de abastecimiento por medio de cooperativas libertarias, solidarias, coordinadas, que sirvan para sustentar las luchas y no solo a sí mismas, creando un sistema de expropiación que permita acoplar, reintegrar, nuevos elementos arrancados al capital y a las élites y ganar espacios como en el Go [22]. Hemos hecho cosas más difíciles, pero no sin un plan.

Algunos sindicatos ya se han puesto manos a la obra, como el sindicato de Candás y el Colectivo Valemás [23] o la experiencia de la FAL [24] entre otros, aunque aún tímidamente. No necesitamos muchas, solo que funcionen y que sirvan a todos los trabajadores.

Sindicalismo Cooperativista vs Sindicalismo Servilista

ATENCIÓN: Muchas teorías y prácticas revolucionarias previenen del uso de las cooperativas, como las resoluciones de la 1ª Internacional Española. Su mejor argumento es que nos alejan de los medios de producción y que nos convierten en nuestros propios empresarios. Apuntar de nuevo que es el propio capitalismo el que nos aleja de los medios.

En realidad es cierto, su mayor problema es su éxito: el Sindicalismo de Servicios y la cultura de los Liberados, el Servilismo. Todos conocemos lo sucedido a la UGT-CCOO [25] y sus 53 empresas. Es decir, cabe la posibilidad de que los sindicatos se transformen en cooperativas y pierdan su función original, sobre todo en los más pequeños.

El cooperativismo es más amplio y complejo de lo que aparentemente parece. Para llegar a él se requiere de una serie de pasos intermedios y debates que aún no se han producido, pero que sin duda deberemos dar tarde o temprano..

El diseño del Sistema Sindicato-Cooperativa será fundamental, y seguro que creará conflictos. Pero hay un pequeño problema: no podemos escapar de nuestro destino, en algún momento tendremos que organizar la sociedad, la economía y nuestro Mundo Nuevo; en algún momento nos encontraremos de frente con la gestión de la producción y su distribución. Mejor que experimentemos y encontremos una solución ahora que en el fragor de la batalla.

No podemos seguir luchando sin retaguardia!

Salud y Anarquía! PHkl/tctca
______________
El Frente Cultural y la Unión Organizativa
El artículo continua en el post: "Frente Cultural y Unión Organizativa como preámbulo de la Revolución. Perspectivas Revolucionarias a Principios del SXXI 12.1.2017

En él explicamos la necesidad de la organización del tercer frente beligerante, el Frente Cultural  complementario al Frente de Choque anarcosindical y a la Retaguardia cooperativista, que nutra de militantes y genere alianzas con organizaciones afines.

Publicado el 16.12.2016, última edición 12.1.2017

2 comentarios:

  1. http://www.icariaeditorial.com/contenido/noticia_detallada.php?id=656&img=1

    http://socialistapopular.blogspot.com.es/2016/12/los-espacios-de-solidaridad-fallan-por.html

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más arriba se menciona, la empatía radical o los compromisos sobre empoderamiento popular, requieren organizaciones grandes y dedicación full time, algo que las organizaciones trabajadoras anarquistas no tienen en un principio. Las organizaciones anarquistas requieren de mucha gente que se reparta el trabajo, y ahora en el plano social hay más trabajo que gente. Esta sería una de las funciones de las cooperativas, redistribuir tanto las mercancías como el trabajo.
      Salud!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...