La tarcoteca

El capitalismo llega a su plenitud cuando el comunismo se vende como mercancía
By Pablo Heraklio & cols. Tarcoteca @ riseup.net

viernes, 16 de enero de 2015

El milagro chino y la explotación humana: El sistema del Hukou o pasaporte interno

Extracto del artículo: Arbitraje laboral y globalización monopolista del blog crisiscapitalista.blogspot que pone de manifiestos las inmensas diferencias sociales que se deben generar y cómo mantenerlas para sostener rentable el sistema productivo de las multinacionales. Naciones y fronteras solo atienden a la necesidad de explotación de la población nativa o extranjera por parte de las élites. 
China ha caído de nuevo en las redes explotadoras de las grandes corporaciones multinacionales extranjeras, y, como en el siglo XIX, ha sido la misma burocracia corrupta china la que se ha prestado como intermediaria, mientras la mayoría de la población, recursos y territorio, son pasto que alimenta sus engranajes, sociópatas y ecocidas, globalizados. China y las multinacionales

El sistema del Hukou


El mayor hito de la segunda Globalización ha sido la abertura de China al capital monopolista internacional. Tras una fracasada etapa maoísta de capitalismo de estado atrasado frente al capital internacional, la burguesía compradora china, encarnada en la burocracia del partido comunista, optó por entregar definitivamente el territorio, su ecología y a buena parte de su fuerza laboral a las insaciables fauces del capital internacional.

Pero la deslocalización no consiste simplemente en trasladar las plantas de montaje y China. En un país que decía venir del “comunismo”, las multinacionales podían encontrarse de inmediato con protestas sindicales, huelgas, sentadas, manifestaciones, etc. Pero con anterioridad a las fábricas, expertos en técnicas de “recursos humanos” desembarcaron en China para ilustrar a las autoridades del enorme potencial que ofrecía el Hukou.

Un Hukou es un registro que identifica oficialmente a una persona como residente de una zona e incluye información de identificación como nombre, padres, cónyuge, y fecha de nacimiento. Un hukou también puede referirse a un registro familiar en muchos contextos ya que el registro se emite por familia, y por lo general incluye los nacimientos, defunciones, matrimonios, divorcios y movimientos, de todos los miembros de la familia. Su origen viene de la antigua China (a menudo considerado como un sistema sui géneris de castas) y durante el maoísmo ya se utilizó para dividir a la clase obrera urbana con respecto a los trabajadores rurales.

Es de cajón que los márgenes de beneficio del capital guardan una estrecha relación directa con respecto a la división y a la falta de comunicación entre sus empleados.

El Hukou podía reconvertirse en un potente instrumento de labour management neoliberal convirtiendo a millones de trabajadores chinos en inmigrantes dentro de su propio país (el equivalente de los “sin papeles” en Europa o EEUU). Los campesinos que van a las ciudades en busca de trabajo quedan atrapados por la discriminación del Hukou neoliberal, como si de inmigrantes ilegales se tratara, excluidos de la mayoría de derechos laborales y sociales de los residentes, lo cual permite tasas de explotación nunca soñadas por los bien pagados CEOs de las multinacionales instaladas en China.

El Hukou iba a convertir a 200 millones de chinos en nongmingong, inmigrantes dentro de su propio país, obligados a abandonar sus aldeas por la degradación medioambiental, la desposesión (la tierra sigue en manos del Estado corrupto) y la miseria.

En los 1980s se crearon “zonas económicas especiales” en el sur y el este de China. Los trabajadores que iban a trabajar para las multinacionales en estas “zonas especiales” debían carecer de cualquier posibilidad de contacto con los trabajadores de fuera de las zonas. Los nongmingong sin papeles, inmigrantes venidos de todas partes de China, constituirían la quintaesencia de la fuerza laboral de la moderna globalización.

Había restricciones a la movilidad de los trabajadores migrantes contratados por las multinacionales (en su mayoría mujeres), que los obligaban a vivir vidas precarias en dormitorios de la compañía o de los barrios de chabolas donde quedaban expuestos a un trato abusivo.

En los 1990s, la ulterior expansión de las multinacionales, más allá de las zonas económicas especiales, se hizo coordinadamente junto a la ulterior expansión de los nongmingong. El gobierno chino se apresuró a autorizar la compra de "permisos temporales de residencia urbana" por parte de los nongmingong para favorecer esta coordinación y las ciudades y centros industriales se llenaron de nongmingong procedentes de las empobrecidas áreas rurales circundantes que quedaron atrapados en los márgenes de la galopante expansión urbana. El boom urbanístico e industrial de los últimos 15 años no se explicaría sin la explotación sin piedad de los nongmingong.

Además de los argumentos legales, algunos informes de los que tienen contacto con los centros de detención (incluyendo un informe oficial) indicó que no sólo eran las condiciones peores que las cárceles o campos de reeducación (incluyendo golpizas y detenciones prolongadas sin juicio), pero también a veces la policía utiliza el sistema de secuestrar y extorsionar más de los gastos de las familias de los acusados. Estos informes se hicieron eco de las advertencias antes ignoradas

Los nongmingong son institucionalmente inferior y socialmente marginados. Una ley de 1982 conocida como "custodia y repatriación" autoriza a la policía a detener a las personas, y "repatriarlas" a su lugar de residencia permanente. Algunos informes sobre ciertos centros de detención (incluyendo un informe oficial) indican que las condiciones de internamiento son peores que las cárceles o campos de reeducación (incluyendo golpizas y detenciones prolongadas sin juicio), y a menudo la policía utiliza el sistema como una forma de secuestro para extorsionar a las familias de los acusados.

Su hukou rural les inhibe del acceso a los bienes y servicios estatales proporcionados o subvencionados por el Estado, como la sanidad, la vivienda, las pensiones y la educación de sus hijos (deben enviarlos a las escuelas de sus aldeas bajo el cuidado de sus abuelos y son ya 130 millones de niños los que han sido separados de esta manera de sus progenitores). Tal aislamiento social se presta a la discriminación, se les culpa de invasores y se les atribuyen una la larga lista de problemas como responsables de los atascos de tráfico, de la alta densidad de población y la delincuencia en general. El estereotipo de los nongmingong es que son “incultos, ignorantes, sucios, y también tienen más propensión a ser delincuentes". La tecnología ha hecho que sea más fácil de aplicar el sistema hukou. Ahora la policía tiene una base de datos nacional de registros oficiales Hukou. Esto fue posible gracias a la informatización en la década de 1990, así como una mayor cooperación entre las distintas autoridades policiales regionales.

Las reformas no han cambiado sustancialmente el sistema hukou, lo que han hecho ha sido descentralizar los poderes del hukou a los gobiernos locales. El sistema hukou sigue activo hoy día y sigue contribuyendo a los enormes beneficios de Appel, Samsung, Adidas, Toyota, Microsoft y compañía.
_______________________

Cabe destacar la necesaria degradación ambiental y socio-económica conseguida a base de restricciones e impuestos del medio rural que empuja a millones de personas fuera de sus hogares y un sistema legal que impide su adaptación. Acorde con la más estricta tradición de la Era Industrial europea.

En China el Estado trata a sus súbditos como apestosos inmigrantes por medio de un documento obligatorio a modo de pasaporte de ciudadanía con la solución a las grandes preguntas metafísicas sobre la vida: indica de dónde venimos, a dónde vamos y a hasta dónde podemos llegar. ¿Dónde está la libertad?

Valga la analogía con todos los pasaportes usados en el mundo o el DNI de Epaña: imposiciones de los distintos Estados, que no son más que modos de marcar sus posesiones. En tales condiciones no solo basta con romper, sino que debemos quemar dichos documentos, sus sistemas de verificación y archivo negando su validez como reafirmación de ser humano.

Ni naciones, ni fronteras ni banderas! 
Somos Humanos!

4 comentarios:

  1. Extraordinario artículo sobre China y las multinacionales.
    http://crisiscapitalista.blogspot.com.es/2012/01/china-y-las-multinacionales.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El blog el cancer capitalista es una verdadera mina de sabiduría. Incluyo el link que me envías en el post. Yo ya empiezo a perder respetos grrrr
      Salud!

      Eliminar
    2. Ciertamente lo es. Pero, no comprendo a que te refieres con lo de perder respetos. Si te refieres a incluir links de otros blogs en tus publicaciones ¿qué tiene eso de malo? Más bien al contrario, hay que propiciar la interacción.

      Salud!

      Eliminar
    3. No, no es por los links. Con perder el respeto me refiero a coger un palo, por decir algo, y empezar a tachar a los nombres de Mi Lista.
      Salud!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...